miércoles, 20 de agosto de 2014

Cueva Santa


La ermita de Cueva Santa está ubicada en la comarca de Liébana, en concreto en la ladera norte del monte de la Viorna. Para acceder a ella, tenemos que subir por un camino marcado desde el Monasterio de Santo Toribio de Liébana.
Tras una empinada subida, damos con la pequeña ermita en un lugar recóndito y rodeado de arboleda.

Cueva Santa
Cueva Santa

La ermita es una construcción románica, se cree que puede ser del siglo IX o X, aunque el monje Prudencio de Sandoval escribía (en 1601, siglos después de su construcción)
“queriendo pelear con el enemigo a solas, subiose a lo alto del monte y en parte muy escondida del, labró una pequeña ermita, donde con mucha abstinencia, disciplina, continua oración y lágrimas llegó a tener tanta perfección que alcanzó de Dios singulares favores …“ 
Este monje se refiere a Santo Toribio, fundador del monasterio de San Martín de Turieno (hoy Santo Toribio de Liébana) en el siglo VI.


Esta ermita tiene varios grabados en las piedras: triángulos -quizás rayos solares- y cruz pometeada en las dovelas del arco de entrada y varias cruces grabadas y un signo anagráfico -cruz sobre una M o una montaña- en el interior.


Símbolos Cueva Santa
Símbolos grabados en la piedra



La sensación de paz y tranquilidad en el lugar, sólo es comparable al ambiente tétrico que se respira al asomarse al interior de la ermita.



Actualmente, algún desaprensivo ha pintado a spray tanto la ermita como los carteles que le hacen referencia. Una pena que tenga que existir gente de esta calaña. Se pueden tener las ideas que uno desee, pero no por ellas, tenemos que destruir una parte de nuestra historia como es ésta.





No hay comentarios:

Publicar un comentario